Aceptación o Desesperación?

Imagen

A continuación, transcribo un bello testimonio que he leído mientras descanso en brazos de Jesús, sobre el Dr. Jim Comway y su esposa Sally cuando la vida de su querida hija Becky se vió en peligro y la fe de este hombre de Dios también.  

Muchos de nosotros hemos vivido experiencias parecidas mientras recorremos el duro desierto de las pruebas, pero aquí estamos diciendo a viva voz mientras lo atravesamos:

“El es nuestra fortaleza en el tiempo de la angustia, Jehová nos ayudará y nos librará…por cuanto en El esperamos” (Sal. 37:37:40)

 “Aunque él me matare, en él esperaré”. (Job 13:15).

“En quietud y confianza será mi fortaleza” (Isa. 30:15)

“Y sabemos que a los que amamos a Dios, todas las cosas nos ayudan a bien”. (Rom. 8:28)

A veces los cristianos nos acostumbramos tanto al estilo de vida de “tenemos que estar animados” que nos volvemos unos farsantes. Durante esos días de tanto dolor y confusión, en mi mente sólo tenía preguntas para Dios y a veces se me salían frases salidas de tono y del espíritu correcto. Casi que escuchaba a la gente decirme: “No digas esas cosas, ¿Qué pasaría si le oyera Dios?

¡Cómo si Dios no supiera lo que yo estaba pensando y con lo que estaba luchando!

Dios sabía lo que yo estaba experimentando, y El comprendía mi enojo. Mi amor por mi hija  Becky  tenía su origen en el. Así que, ¿A quién trataría yo de engañar ocultando el dolor que sentía en mi alma?.

Me acuerdo de un hombre que vi en un restaurante, unos días después que Becky tuvo la cirugía. Estaba sentado en una mesa, y cuando pasé caminando por su lado, extendió la mano y me agarró por mi abrigo. Dijo: “Jim, creo que Dios ha permitido que esto ocurriera porque ha traído un avivamiento en nuestra iglesia”.

Le dije: “¿Y qué va a hacer Dios para traer otro avivamiento después que este haya pasado, cortarle la otra pierna a Becky? ¿Y más tarde un brazo y luego el otro? No habría suficiente Becky para mantener avivada a cualquier iglesia; si eso fuera necesario”.

Cuando uno comienza a buscar respuestas insignificantes como ésas, se deshumaniza a las personas que sufren, y se insulta a nuestro grandioso Dios, que ama a los oprimidos y los cuida. No podía encontrar una explicación del por qué Becky tuvo que perder su pierna, pero sabía que las respuestas que me habían dado no eran correctas.

Probablemente, lo más importante que aprendí durante este proceso, es lo siguiente: Me di cuenta, por completo, de que sólo tenía dos opciones. Una era continuar enojado con Dios y seguir el camino de la desesperación en que me encontraba.  La otra era dejar que Dios fuera Dios, y de alguna manera decir: “No comprendo por qué ha ocurrido. No voy ni siquiera a pedir una explicación. he decidido aceptar el hecho de que tú eres Dios, y yo soy tu siervo, y no al contrario”.

Fue cuando decidí hacer eso, que pude hacerle frente a mi situación. Reconozco francamente que después de todos estos años que han pasado, aún tengo luchas con algunas cosas. Todavía el ver a mi hija saltando con una pierna, me revuelve el estómago. Pero he llegado a darme cuenta de que Dios tiene un propósito supremo, y sencillamente yo no entiendo entiendo ese propósito. Estoy preparado a esperar hasta la Eternidad, si fuera necesario, para recibir respuestas a mis preguntas. Como Job ahora puedo decir: “Aunque él me matare, en él esperaré”. (Job 13:15). La desesperación, o la aceptación de la soberanía de Dios. Esas son las alternativas.

Sólo hay una respuesta, y es la conclusión a la que llegó el Doctor Jim Conway en su momento de crisis: “No exija explicaciones. No cuente con su habilidad para comprender. No suelte su fe. Escoja confiar en Dios, usando la voluntad que El ha puesto dentro de usted. La única otra alternativa es la desesperación”.

Usted puede leer la historia completa del Doctor Jim Comway, su esposa Sally y Becky, con más detalle, en su libro: “Trusting God in a Family Crisis”

Un abrazo con mucho amoramore especialmente para ti.

Myriam AmorAmore

@MyriamAmorAmore

Cali-Colombia

comunicaciones@amoramore.co

amoramore@outlook.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s