LA EFICACIA DE LA ORACIÓN.

Imagen
El Señor ha dispuesto que mucho dependa de nosotros, de nuestro interés y nuestras oraciones. Si uno clama a Dios albergando escasas expectativas, recibe una respuesta a medias. En cambio, si clama de todo corazón recibe una respuesta ¡clara y contundente! Cuanto más intensa sea la oración, con más nitidez se verá reflejada. Dicho de otro modo, será respondida con la misma intensidad con que se origine, como cuando se proyecta un haz de luz sobre un espejo. Se refleja con el mismo ímpetu con que fue emitida.

El Señor obra mayormente conforme a nuestra actitud: si nosotros oramos o rezamos con todo nuestro empeño, Él actuará. Muchísimo depende de nosotros, de nuestra fe y de nuestras plegarias, y de lo que nosotros queramos que haga. Mucha gente tiene una actitud un poco cómoda y por lo visto piensa que el Señor lo hará todo, pase lo que pase. Lo cierto es que en gran medida depende de nosotros.
Él quiere que demostremos interés al orar, que seamos específicos. Si rogamos con certeza, cada vez que lo hagamos seremos oídos y respondidos. Mientras que si no lo hacemos, no ocurrirá nada. Muchísimo depende de uno. En cierto modo, hay que visualizar a las personas por las que se ora y rezar pensando específicamente en ellas, pidiéndole al Señor que haga tal o cual cosa por ellas. Y luego darlo por hecho. Es más, muchas veces el Señor responde antes de que clamemos a Él, porque sabe de antemano que lo haremos.
El apremio, la seriedad y el afán con que se ruega se ven reflejados en la respuesta. ¡Nuestras oraciones lo determinan todo! Al igual que una onda captada y retransmitida por un satélite, las plegarias se reflejan con la misma energía con que fueron emitidas en un principio. La potencia de la corriente generada determina la fuerza con que la misma será transmitida y recibida. Los receptores reciben un voltaje equivalente al que se envía. No se obtiene más de lo que se emite.

Un mensaje especialmente para ti, con mucho AmorAmore.

Juan Manuel Salguero

Myriam AmorAmore

comunicaciones@amoramore.co

amoramore@outlook.com

@MyriamAmorAmore

 

 

2 pensamientos en “LA EFICACIA DE LA ORACIÓN.

  1. el poder del cristiano está en la oración y en Jesús,si oramos fervientemente con todo el corazón el enemigo no podrá vencernos.Debemos orar siempre porque la respuesta está en la oración. Las oraciones que hagamos deben ser específicas,claras porque conforme pidáis,así recibiréis.También orar con FE sabiendo que Dios escucha nuestras oraciones y al hacerlo tener la certeza de que Dios nos responderá las peticiones de nuestro corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s